Gatos

Me sitúe delante del ordenador y abrí el procesador de textos. Tenia la firme idea de “crear”.
Al poco, mi mente se dispersó, empecé a pensar en el dolor que sentía en mis pies. Me descalce, y lo siguiente que vino a mi cabeza fue la imagen de mi gato tumbado en el sillón durmiendo. O adormilado.
Susurrando su nombre, abrió ligeramente los ojos y me dedicó una leve mirada, como intuyendo que la llamada no lograría arrebatarlo de su sopor.
En breve, cambió de postura, de manera que su cabeza dejo de estar al alcance de mi vista.
La gata, si parecía prestar atención a mis pseudollamadas, por lo que centré toda mi atención en ella.
Intuyendo el  alboroto que ello causaría en mis felinos, cogí una barra de complemento alimentario sabor a salmon y trucha.
Ese sonido si atrajo el interés hacia mi. Antes de tener abierto el envoltorio, tenia a los tres a mis pies, Lo devoraron insaciablemente, y cuando no quedó ningún resto en mis manos, se dieron media vuelta y retornaron a su inactividad.

Anuncios
Esta entrada se publicó el 11 octubre 2010 en 9:06 pm y se archivó dentro de Yo y mis cosas. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: